Consejos para evitar el dolor de espalda en los viajes largos

Consejos para evitar el dolor de espalda en los viajes largos

  • dolordeespalda
  • Cambiar de postura con cierta frecuencia

Muchas veces no nos damos cuenta de que hemos permanecido durante horas en la misma postura. Hay que intentar ser conscientes de nuestro cuerpo y modificar la postura de vez en cuando, especialmente si notamos que nuestras articulaciones y músculos están en tensión.

  • Para, estírate y no tengas prisa

El conductor siempre lo tiene más difícil que el resto de pasajeros. Estar al volante le obliga a prestar atención a la carretera y mantiene sus brazos, piernas, espalda y cuello en tensión. Las vibraciones del coche y la amortiguación también pasan factura a nuestra espalda.

Como decíamos al principio, parar cada dos horas para estirar las piernas y la espalda le vendrá bien tanto al conductor como al resto de pasajeros.

Algunos consejos para evitar el dolor de espalda al volante:

  • Mantén la espalda recta pegada al asiento y los hombros rectos también.
  • Sitúa el asiento a la distancia adecuada del volante y los pedales, la que te resulte más cómoda.
  • Conserva las piernas semiflexionadas y las muñecas apoyadas sobre la mitad superior del volante.
  • Regula la altura de los espejos retrovisores para girar o torcer lo menos posible el cuello cuando necesites mirar por ellos.
  • Los brazos y las piernas, ni muy estirados ni demasiado encogidos.
  • Almohadas o cojines de viaje

Las almohadas cervicales son unas grandes aliadas para los trayectos largos. Las hay que rodean el cuello y otras alargadas que sirven para el reposo lateral; es importante que no las hinchemos demasiado –si son inflables- y que sean lo suficientemente rígidas para sujetar bien el cuello pero no tanto como para resultar duras o incómodas.

  • Caminar por el pasillo del avión

Tanto para la circulación de la sangre por las piernas como para la espalda, es recomendable caminar un ratito, cada hora y media o dos horas, por el pasillo del avión.

Antes de empezar el viaje, podemos hacer estiramientos suaves del cuello, la espalda y los hombros, como si estuviéramos calentando los músculos para practicar deporte.

Cuando estemos sentados, el asiento reclinado conseguirá que no sobrecarguemos los discos vertebrales. Eso sí, si vamos a estar con el móvil o la tablet, mejor el respaldo del asiento recto.

Si podemos elegir compañía aérea o asiento, dejémonos guiar por nuestra salud. Escojamos los que más espacio dejen a las piernas ¡en un viaje de muchas horas, nuestro cuerpo nos lo agradecerá!