Uroginecología y Obstetricia

  • Obstetricia

Este servicio responde al incremento de la demanda de atención de los problemas uroginecológicos, donde encontramos tanto a mujeres jóvenes como mayores que buscan tratamiento para las alteraciones del suelo pélvico y también es cada vez frecuente la demanda de las mujeres gestantes, sin síntomas, pero que saben que cuidar su suelo pélvico durante el embarazo, prepararlo para el parto y en el posparto es la clave para prevenir este tipo de problemas posteriores.

Las modificaciones que a lo largo de la vida de la mujer sufren las estructuras del suelo pélvico pueden manifestarse en forma de diversas alteraciones anatómicas y funcionales como el prolapso de los órganos pélvicos, la incontinencia urinaria, disfunciones sexuales y anorrectales. La integridad de los esfínteres y de los sistemas de soporte de las vísceras pélvicas es fundamental para prevenir el desarrollo de la patología uroginecológica. Desde que Kegel describiera la eficacia de la contracción repetida de los músculos del suelo pélvico para tratar la incontinencia urinaria, la investigación en el tratamiento fisioterapéutico ha ido avanzando, hasta conseguir el importante lugar que le corresponde hoy en día tanto en la prevención como en el tratamiento inicial de la mayoría de las disfunciones uroginecológicas.

La fisioterapia es un pilar básico dentro de la terapéutica uroginecológica gracias a los resultados de estudios científicos de calidad que han aportado el nivel de evidencia suficiente para permitir recomendar estos tratamientos e incluirlos en los protocolos de práctica clínica.