Clases Preparación al Parto

  • clasespreparacionalparto

El embarazo supone una transformación física de la mujer que se produce de forma progresiva. El crecimiento del bebé produce un aumento de peso en la parte delantera del cuerpo y la postura de la mujer cambia. Para compensar este desequilibro, la musculatura empieza a trabajar de una forma diferente e, incluso en las últimas semanas, se observan cambios como una mayor separación de las piernas o un aumento de las curvas de la columna. Todo esto puede provocar molestias físicas, calambres musculares o incluso dolores de espalda.

Sin embargo, el mantener una actividad física adecuada y respetuosa con el momento del embarazo, ayuda a equilibrar tu cuerpo y a evitar dichas dolencias. Una actividad basada en movimientos controlados, ejercicios de reeducación de la postura y el equilibrio ayuda a mejorar el bienestar. Este tipo de actividad te ayudará a integrar los cambios que se producen en el embarazo y a equilibrar tu cuerpo para evitar dolores, dando flexibilidad y tonicidad a los músculos, a la vez que se aprende a controlar la respiración para conseguir relajación.

Además, la realización de estos ejercicios permite a la mujer embarazada dedicar un tiempo para sí misma, siendo un buen momento para desconectar, relajarse y pasarlo bien, al tiempo que se hace ejercicio.

Practicar ejercicio controlado aporta diversos beneficios a la mujer:

  1. Promover la mejora de la postura antes y después del embarazo, lo que ayuda a prevenir dolores de espalda o lesiones. Mejorando la estabilidad de la pelvis y la espalda.
  2. Preparar el suelo pélvico para soportar el aumento de peso, previniendo disfunciones uroginecológicas.
  3. Preparar la parte superior del cuerpo para las demandas del cuidado del recién nacido y la parte inferior para el aumento de peso del abdomen.
  4. Preparar a la madre para las demandas de la lactancia.
  5. Mantener las funciones abdominales y prevenir la diástasis.
  6. Estimular la realización de trabajo cardiovascular, mejorando el sistema circulatorio que previene hinchazón en piernas.
  7. Mejorar las habilidades de relajación y favorecer un descanso más reparador.
  8. Preparar físicamente el cuerpo para el parto y el postparto. Mantener una forma física adecuada será de gran ayuda en el momento del parto, disminuyendo el cansancio y sensación de fatiga, afrontando mejor cada una de las contracciones.

Igual que los deportistas realizan un entrenamiento progresivo a la hora de enfrentarse a un reto deportivo, el embarazo es el momento en el que debemos prepararnos para el parto.

En Clínica Vitae, tenemos grupos reducidos y un tratamiento personalizado adaptando cada ejercicio a las necesidades de cada alumna.